Un vientre liso y una cintura delgadaAsí puede quedar tu vientre tras la abdominoplastia son cada vez más el deseo de todas de todas las mujeres (y también los hombres) en aras de lucir una apariencia joven, saludable y deportiva. Normalmente el deporte y la alimentación sana nos ayudan a lograr la figura ideal. Sin embargo hay ocasiones en que no es así. Tras una pérdida de peso extrema o después del  embarazo, el cuerpo no es capaz de devolver a su estado natural un abdomen, que se expandió enormemente. Esto se debe al gran estiramiento o el rasgado al que han sido sometidas las estructuras del tejido conectivo que hasta el momento habían mantenido la firmeza y sujeción del vientre. Como consecuencia la piel en el abdomen está arrugada, caída (“Delantales de grasa”) y presenta un estiramiento excesivo y muy  visible… las muy temidas estrías. Esto puede afectar negativamente la autoestima de las personas al sentirse poco atractivas y nunca mejor dicho, no estar a gusto en su su propia piel. Una cirugía estética de abdomen, también llamada  abdominoplastia, es un buen recurso para terminar con este sufrimiento y hacer realidad el anhelo de un cuerpo  apretado, un vientre plano  y una figura bien moldeada.

¿Qués es la andominoplastia?

A groso modo  la abdominoplastia es una operación de cirugía estética, mediante la cual el tejido flojo se estira  hacia abajo y se corta el exceso de piel.

Es una de las intervenciones con fines de belleza que más frecuentemente se realiza. Sin embargo, no podemos obviar que es que es una cirujía estética muy  seria y costosa de realizar y necesita una buena preparación antes, y muchos cuidados después de la misma. Ten en cuenta por lo tanto, que es muy importante ponerse en manos de un cirujano de prestigio, con la cualificación necesaria y muy experimentado.

Abdominoplastia, antes y despues, resultados, complicaciones… un buen informe es indispensable antes de somenetrse a una cirugia de abdomen.

Naturalmente, como antes de cualquier intervención, debes informarte lo mejor posible. ¿Cómo será el procedimiento que te permitirá reducir la barriga? ¿Será muy significativa la diferencia entre el antes y el después de la abdominoplastia? ¿Es fiable el cirujano? ¿Qué experiencia tiene? ¿Me ha informado bien sobre los riesgos, complicaciones y efectos secundarios? ¿Como he de prepararme? ¿Qué resultados se obtendrán? Son sólo algunas de las preguntas a las que debes tener respuesta antes de tomar la decisión de pasar por el quirófano. Pero la más importante de todas: ¿Realmente necesito pasar por el quirófano? Un buen estudio sobre necesidad o no de la cirugía estética de abdomen es, en nuestra opinión, fundamental.

 

No olvides leer: El cirujano, 12 cosas que debes aclarar con él

 

¿A quién está destinada la abdominoplastia?

La abdominoplastia no es un método para perder peso. Está indicada en aquellos casos en los que hay un gran sobrante de piel y grasa en la región abdominal. Este exceso puede estar producido por una gran pérdida de peso o, en el caso de las mujeres, por múltiples embarazos. En ambos casos la piel se ha sobreestirado y no puede volver a su sitio. A menudo a esto se le une una relajación de los músculos abdominales, que también se solucionará con la intervención. Los mejores resultados se consiguen en pacientes sanos, delgados cuyo tejido abdominal  no responde a la dieta ni al deporte.

Resultados

No podemos medir la belleza, por lo que la satisfacción con el resultado depende de la subjetividad de cada individuo y sobre todo, en gran medida, de las expectativas que se hayan creado durante la consulta previa con el médico. Lo que sí se puede afirmar es que la inmensa mayoría de personas que pasan por una abdominoplastia mejoran su forma corporal, lo que resulta muy positivo para la autoestima. Sin embargo hay que tener en cuenta que irremediablemente, por la propia naturaleza de cualquier cirugía, se producirá una  cicatriz aunque esta tiende a desaparecer con el timepo. En el caso de la abdominoplastia  discurre por encima de la zona púbica, lo que se llama “zona del bikini”, por lo que queda prácticamente invisible. También alrededor del ombligo queda una pequeña cicatriz.

Tip: Cuidados de la ciatriz

Tipos de abdominoplastia

Andominoplastia clásica

Mediante la abdominoplastia clásica, se eliminan la piel y la grasa  de la parte inferior y media del abdomen. A menudo, hay que sujetar los músculos abdominales rectos, formando una especie de corsé interno.

El cirujano realizará un corte horizontal  justo por encima de la zona púbica. Separará el obligo de la piel circundeante mediante corte redondo. Para tener acceso a los músculos abdominales, separará la piel de la pared abdominal desde la incisión hasta la altura de las costillas. Luego, dará firmeza a los músculos abdominales rectos, undiéndolos entre si mediante sutura. De esta manera la pared abdominal se fija y la cintura estrecha.
Hecho esto, estirará la piel hacia abajo retirará el sobrante y procererá con la sutura. La abdominoplastia llega a su fin con el reposicionamiento del ombligo. Para ello, el cirujano realizará un pequeño corte donde lo instertará y lo sujetará mediante sutura.

Miniabdominoplastia

Como su propio nombre indica, prácticamente se trata de una pequeña cirugía estética de abdomen y hablaremos de ella cuando se estira únicamente la piel entre la incisión abdominal y el ombligo. El corte es mucho menor y en la mayoría de los casos no es necesaria una reubicación del ombligo. Al realizarse con anestesia local, en la mayoría de los casos se practica de forma ambulatoria.

Abdominoplastia combinada con liposucción

A veces se combina la abdominoplastia con una liposucción. De esta manera se le dará un aspecto más natural a los contornos del cuerpo.
Y así terminamos con esta breve introducción a la abdominoplastia. Sigue leyendo, a lo largo estas páginas esperamos dar respuesta a muchas de las preguntas que seguramente te haces.

Más información general

webem